archivo

Música

Rachel Corrie fue una activista pro-palestina norteamericana. Murió aplastada por un tanque israelí en 2003, en Rafah (Gaza).

Billy Bragg escribió esta canción en 2006 en su honor, adaptando una vieja canción de Bob Dylan, “The Lonesome Death of Hattie Carroll”.

‘Rachel Corrie’ es el nombre del último barco apresado por Israel, después del ataque hace unos días, en aguas internacionales, a la flotilla de ayuda a Gaza.

Anuncios

No me suelen gustar ciertos tipos de mitificación del 68. Sin embargo, en la presente situación, creo que podríamos aprender algo muy simple, y muy importante, de las imágenes que aparecen más abajo: la necesidad de la movilización. No esperar a que “nuestros” “representantes” digan lo que queremos: decirlo nosotros mismos, en las calles. Algo como lo que explicaba Josep María Antentas , hace unos días, en RNE. Algo como lo que están haciendo en otras partes.

Crystal Stilts, “Departure” (Vía La Escuela Moderna)

I discern a subtle stream
Converging in the quiet
Just behind the silence
My mind has slipped inside it
I can feel a past being fed me
A second hand future’s misled me
Second hand futures misled me
I feel a fate being fed me
To devour my memories
In a single sitting
Seems the only means
The only means befitting
A reunion with my beloved
A reunion with the sun
A reunion with the stars
A reunion with the sun
Though i know
Endless dawn awaits
Still I rotate at the gate
To watch my life escape
Never turning as it runs
My reunion with the sun
Never turning as it runs
I discern a subtle stream
Converging in the quiet
Just behind the silence
My mind has slipped inside it

La música del mejor álbum de 2008 nunca fue grabada en estudio alguno, ni publicada de forma oficial su versión en concierto (que yo sepa). Esa música era la de Cosa Brava, el proyecto en directo de Fred Frith con Zeena Parkins (teclados y acordeón), Carla Kihlstedt (violín y voz), Mathias Bossi (batería, percusión) y The Norman Conquest (manipulación de sonidos).

Vuelvo a ellos, cambiando el tradicional lunes de canción por este miércoles, porque me acabo de encontrar con esta maravilla,  “Tom Paine”, la canción que cerraba aquel álbum nunca editado:

Es la cuarta y última parte de un concierto en Francia. Aquí están las anteriores:

Parte 1

Parte 2

Parte 3

ACTUALIZACIÓN (25/2/10)

Esto me pasa por hablar. Me puse poético con eso de que nunca se había editado en disco (y la verdad es que hice mi investigación). Bien, es cierto. O era cierto hasta ahora: el próximo día 5 de marzo – la semana que viene -se publica Ragged Atlas (Intakt Records), primer disco en estudio de Cosa Brava, con las canciones que tenéis más arriba y otras muchas. Sin quererlo me ha quedado una promoción perfecta, una semana antes del lanzamiento del disco.

Un tema sobre dificultades y estructuras. Sobre empezar, y volver a empezar, y buscar salidas, y volver a empezar.

“Les barricades mysterieuses”, de François Couperin, interpretada por el gran Scott Ross.

Pongo un par de cosas de Scott Ross. Primero, este recital para la televisión francesa, en el que interpreta piezas de Scarlatti y Soler . Son seis partes, aquí va la primera:

Y la parte final de un programa dedicado a él, grabado poco antes de morir de SIDA en 1989. Interpreta una obra de Jean Philippe Rameau (el tío de aquel famoso Sobrino):

Creo que ésta es una canción estupenda para despedir un año y darle la bienvenida a otro. Y para la propuesta que, modestamente, quiero haceros:

Esta noche, probablemente la de mayor consumo alcohólico en todo el mundo, mientras bailamos, bebemos, nos abrazamos, trabajamos, cruzamos océanos, o vemos la decadencia de la civilización en forma de galas de Nochevieja en la televisión, propongo que cantemos todos juntos y alcemos nuestras copas bien alto.

Por Copenhague, por la refundación del capitalismo, y por tantas otras cosas que tanto han cambiado este año…

(La letra aparece en el vídeo en modo karaoke)

Y por las ganas de reír, a pesar de todo.

Quizá prefiráis escucharla en directo. Aquí Jarvis y su banda (con su antiguo compañero de Pulp Richard Hawley a la guitarra) en tremenda versión en la televisión francesa:

Aunque ya se podía leer en el primer vídeo, ahí os dejo la letra de este “Lennon’s Imagine grown up…”, como dice un usuario de youtube.

Feliz año a todos.

Running the World

Well did you hear, there’s a natural order.
Those most deserving will end up with the most.
That the cream cannot help but always rise up to the top,
Well I say: Shit floats.

If you thought things had changed,
Friend you’d better think again,
Bluntly put in the fewest of words,
Cunts are still running the world,
Cunts are still running the world.

Now the working classes are obsolete,
They are surplus to societies needs,
So let ‘em all kill each other,
And get it made overseas.
That’s the word don’t you know,
From the guys thats running the show,
Lets be perfectly clear boys and girls,
Cunts are still running the world,
Cunts are still running the world.

Oh feed your children on Cray fish and Lobster tails,
Find a school near the top of the league,
In theory I respect your right to exist,
I will kill ya if you move in next to me,
Ah it stinks, it sucks, it’s anthropologically unjust,
But the takings are up by a third, Oh So
Cunts are still running the world,
Cunts are still running the world.

Your free market is perfectly natural,
Or do you think that I’m some kind of dummy,
It’s the ideal way to order the world,
Fuck the morals, does it make any money?
And if you don’t like it? Then leave.
Or use your right to protest on the street,
Yeah, use your rights but don’t imagine that it’s heard, Oh no no,
Cunts are still running the world,
Cunts are still running the world.

Up with the people

Yes there comes a booming sound
It used to come from underground
Now it emenates
From a kind of welfare state
Of the soul
Yeah baby of the soul

And of the sweet sweet soul
Let’s be certain
Of the deliberate monologue
As sure as if it will fall
Across you
Unto you
Will most certainly leave the doing undone

Come on undone

And we are doing
And we are screwing
Up our lives today
What’s that we chanted
It’s this we planted
C’mon progeny

El “monólogo deliberado” – cuya representación habitual es, cómo no, las ruedas de prensa, con la pesada, ritual e inútil alternancia de entrevistado y periodistas – es transformado en un diálogo entre un cantante y el público levantándose. La propia canción, por otra parte, ya contiene una estructura dialógica: la voz del cantante y los coros.

La canción apareció en el album Nixon (2000). Parece ser que es una suerte de álbum conceptual, muy sui géneris, sobre la infancia de Kurt Wagner, líder de Lambchop, transcurrida durante la presidencia de Nixon. El título de esta canción, por ejemplo, “Up with the People”, está tomado de una organización juvenil de aquellos años. Y decía que parece ser un álbum conceptual porque resulta difícil saber si existe efectivamente una línea de continuidad entre las canciones del álbum: éstas parecen sobre todo una colección de recuerdos e impresiones deslavazados. Algo , por otra parte, característico de las letras de Wagner. El título serviría así para nombrar un determinado periodo histórico, si bien después las canciones se concentran en el nivel microhistórico, individual. No sé. Pero ahí queda la idea para algún grupo español: ¿Qué tal estaría hacer un disco titulado Felipe? O mejor todavía: Aznar.

Y aprovechando el vídeo de la canción, y el título del disco, y que el Pisuerga pasa por Valladolid, un breve comentario sobre Frost/Nixon.

Zizek, en su último libro, First as Tragedy, Then as Farce, al hilo de una de sus habituales digresiones, menciona la película. Hablando de la actual degradación de la política (ejemplificada en Berlusconi), se detiene un momento en la figura de Nixon. Para Zizek, el trigésimo séptimo presidente de los EEUU fue quizás el último político trágico, atrapado por sus propias convicciones, y consecuente con ellas hasta verse arrastrado al deshonor de la dimisión (es el único presidente estadounidense que ha dimitido). Poco después de él vino Reagan, que inauguraba un nuevo tipo de figura, un político mediático y cínico, capaz de cambiar de posición al menor golpe de viento.

Lo que Frost/Nixon captura, desde la aparente anécdota (las entrevistas que el periodista británico David Frost realizó a Nixon en 1977, y que el autor Peter Morgan convirtió en obra teatral) es un instante significativo de esa transición: aquella figura trágica se encuentra frente a frente con Frost, un presentador de talk-shows sensacionalistas, un tipo “aparentemente carente de toda cualidad” y que, por ello mismo, es considerado “uno de los hombres que definen nuestra época”, como le espeta Caroline, la amante de Frost, a éste cuando se conocen. Pero Frost tenía un talento, según se nos dice en la película: “entendía la televisión”. Y es precisamente esa comprensión del medio televisivo el que le llevará a intentar entrevistar a Nixon, tras verlo, en un momento de revelación, en una pantalla, subiendo al helicoptero presidencial que le llevará lejos de la Casa Blanca.

Así, como en una especie de Marat/Sade posmoderno, Frost/Nixon entrecruza dos trayectorias opuestas para reflexionar sobre la insustancialidad contemporánea, la imposibilidad de una figura trágica hoy en día. Nixon – interpretado por Frank Langella – dice en un momento de la película: “la televisión, con sus ‘zooms’, crea significados nuevos”. Unos significados nuevos que el ex-presidente ya no sabe como manipular, atado a una ética que está dejando de ser la de su tiempo. Tampoco sus colaboradores saben cómo hacerlo. El breve pero memorable papel de Kevin Bacon, por ejemplo: su inicial rechazo de la entrevista, y su posterior ilusión, “si la gente lo viera, cambiaría de opinión”. O la candidez con que Nixon se enfrenta a la entrevista, que concibe como un duelo de honor, la última oportunidad de redimirse ante el pueblo americano.

En fin, una película muy recomendable. Y que – ahora me doy cuenta – tras haber hablado de ella, y del poder de la televisión, confiere al vídeo de Lambchop una ironía bastante cruel. Sobre esas paradojas caminamos. Y si alguien se anima, que me ayude a pensar sobre ellas.

Terminamos con otro temazo, soulero y tranquilo, del Nixon de Lambchop, “Nashville Parent”:

Y me pregunto – otra paradoja, ahora en sentido contrario – si la nostalgia que todo el disco de Lambchop desprende no será de algo que se perdió entonces. Y no me refiero a Richard Nixon, obviamente.