Canción del lunes: Jade Warrior.

Ya os he hablado de mi debilidad por grupos olvidados de los setenta. Otro de ellos fue el que nos ocupa esta semana: Jade Warrior. La semana pasada os mencionaba a Jade Warrior, a propósito de Jon Field, colaborador en el One World de John Martyn.

Si el hippismo se caracterizó por mirar hacia la India en busca de gurús, meditación trascendental, incienso y tantas otras cosas, algunos llevaron su ansia de exotismo en otra dirección: Japón. Y muchos años antes, claro, de que llegase Sofia Coppola y el rollo nipón se convirtiese en el cúlmen de la posmodernidad.

Este es el caso de Jade Warrior. Su nombre sigue la extendida tendencia – vertiente hippie-hermética – del oxímoron (Iron Butterfly, tantos otros): “Jade Warrior was the term used in Japan to describe Samurai who expected to be artists and poets as well as deadly killers. It was chosen by Jon Field and the late Tony Duhig to describe the contrasting and apparently conflicting musical styles they wished to blend.”

Memories of a Distant Sea

[El video está hecho por el usuario archtur a partir de pinturas de Hasui Kawase (1883-1957)]

“Memories of a Distant Sea” es el corte final de Floating World (1974). No soy un gran coleccionista, ni tengo fetichismo alguno con conseguir tal o cual edición de un disco, pero la verdad es que este vinilo es una de esas piezas de las que uno se siente orgulloso de haber conseguido. En cualquier caso, ahora, gracias a internet, es facilísimo encontrarlo, y bajarlo desde algún rapidshare o similar.

Floating World es un disco para escuchar de un tirón. No hay prácticamente separación entre temas. De todas formas, allá van un par de fragmentos:

1. Clouds-Mountain of Fruit and Flowers: atmosférico comienzo del disco, que deriva más tarde en un tema bastante jazzero.

2. Waterfall-Red Lotus: Waterfall ocupa la primera mitad del clip. Muy tranquilo. después comienzan las percusiones, y hacia el minuto seis, la explosión, muy crimsoniana, de Red Lotus.

Es seguramente su mejor disco. Para entonces Jade Warrior constaba sólo de dos miembros: Jon Field con todo tipo de instrumentos de viento y percusión, y Tony Duhig a las guitarras y algunos teclados. Para el resto (teclados, batería, etc.) contaron colaboradores como Steve Winwood (sin cuyo enchufe en Island estos dos marcianos no hubiesen conseguido el contrato para sacar sus discos en una major).

Antes del contrato con Island habían sacado tres discos con Vertigo, la gran discográfica del progresivo menos conocido de los primeros setenta. Su primer disco, Jade Warrior (1971), los muestra como unos Jethro Tull un tanto esquizoides en su primera etapa, sobre todo por las letras de Glyn Havard,  bajista y cantante que abandonaría poco después el grupo. Ese tono esquizoide está presente ya en los mismos títulos de las canciones:  “A Prenormal Day at Brighton” o “Psychiatric Sergeant”, por ejemplo. El sonido de Floating World se anuncia ya en temas como “Windweaver” (título que dió nombre, by the way, a un efímero grupo de folk-rock del que formó parte un servidor de ustedes, pero corramos un tupido velo sobre ese asunto).

Tras los discos con Island (74-78) desaparecieron por completo, con apenas alguna vuelta de vez en cuando (84, 89, 92) y muy recientemente. Un grupo completamente olvidado, y es una pena, porque creo que hicieron una música bastante única, a pesar de un innegable tufillo new age-orientalista, por otra parte.

2 comentarios
  1. emilio dijo:

    windweaveeeeeeeeeeeeeeeeeeeer!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: