Brenner y Wallerstein: dos entrevistas sobre la crisis.

Dos perspectivas sobre la crisis:

La económica, a cargo de Robert Brenner, profesor en UCLA y autor de libros como The Boom and the Bubble. Brenner habla sobre los orígenes de la crisis, su duración y contextualización en un espectro histórico más amplio (el momento que atravesamos formaría parte de un ciclo que tuvo su comienzo  con la crisis del petroleo del 73), la conexión entre factores reales y financieros en la presente crisis, y la mutua dependencia EEUU-China, entre otras muchas cosas.

Y desde sus aspectos geopolíticos, Immanuel Wallerstein. En este sentido, resulta quizá más  “apocalíptico”, describiendo un escenario de lucha entre EEUU y China, entre otras cosas. Para Wallerstein la presente crisis abre un momento de oportunidad de acción política para lograr un cambio de modelo productivo. Se apoya para ello en la teoría de los ciclos de Kondratiev (puede verse una breve explicación de esa teoría en este artículo de Jesús Sánchez Rodríguez).

Todo esto resumido en breve y mal. Vosotros mismos.

6 comentarios
  1. utopisticapol dijo:

    No creo que ambos autores sean mutuamente excluyentes con sus análisis.

    Si bien, Wallerstein plantea que esta crisis es una buena oportunidad para cambiar de “sistema histórico” aunque también como manifestación de la crisis del mismo. Yo no creo que este autor esté haciendo futurología, sino que sólo está planteando cómo podría ser el futuro que se nos viene -a partir de la información disponible-. Y viendo el panorama general de lo que propone Wallerstein como el futuro, él afirma que la próxima “lucha en el centro” del sistema-mundo será precisamente entre la Unión Europea y Japón. A china, Wallerstein no la considera como la probable superpotencia, y en lo personal estoy de acuerdo con él.

    De Brenner no he leido nada en realidad, pero supe que le hizo fuertes críticas a Wallerstein por ser un “marxista circulacionista” -o “smithsoniano”- ya que según él, Wallerstein se enfocaba más en los ámbitos de la circulación de dinero y mercancías en los confines del sistema-mundo. Pero considero que esa crítica es injusta. Y al leer parte de la entrevista a Brenner, creo que también tiene razón, en el sentido de que a los demás países les conviene tener a EEUU como “gendarme mundial” para así abaratar costos de seguridad internacional.

    En fin. Creo que tanto Wallerstein como Brenner tienen razón, dentro de sus ámbitos de análisis obviamente. Wallerstein tiene razón en el sentido de que EEUU ya no es lo que era durante la Guerra Fría; es decir, ya no es la potencia que lo podía lograr todo, debido a que sus guerras ya no las puede costear por sí mismo, sino recurriendo a otros países. Brenner tiene razón, creo yo, en que las burguesías nacionales que no son de EEUU, no querrán que ese país pierda su condición de “gendarme” del sistema-mundo.

    Desde ambos autores el futuro para EEUU se ve mucho más difícil, debido a que pese a ser todavía una potencia hegemónica en cuanto a aparataje militar, económicamente se está estancando, y de hecho ya lo está. Y debido a que como los demás países no querrán asumir los costes de la seguridad internacional para proporcionar estabilidad -en todos los sentidos- al mercado mundial, entonces EEUU tendrá que asumir por sí misma la seguridad, so pena de tener una opinión pública mundial opuesta a dicho país, y de tener levantamientos populares en diversas zonas del mundo, generando aún más desestabilidad para el gran país del norte.

    Saludos cordiales!!

  2. Gracias por tu comentario.

    Bueno, puse las dos entrevistas a la vez porque supe de ellas al mismo tiempo, no pretendía compararlas (aunque reconozco que considero la de Brenner más acertada en general). No sabía que Brenner y Wallerstein habían tenido el enfrentamiento que mencionas. Centrándonos en las dos entrevistas (no soy un estudiante de ciencias sociales, así que desconozco los debates anteriores), creo que Wallerstein cae en un cierto tremendismo que si bien puede sonar muy halagüeño para la izquierda (se abren posibilidades revolucionarias), puede resultar algo voluntarista.
    En cualquier caso, estoy de acuerdo contigo respecto a China. Sobre los EEUU soy más escéptico: creo que la administración Obama se ha dado cuenta de la situación, y va a intentar un viraje en su política internacional (No lo digo, obviamente, por esta confianza en Obama tan extendida, sino porque no le queda otra posibilidad, claro). Y el giro en su política energética, si es que se cumple (veremos) también podría cambiar algo esa dirección (y prevenir así futuros conflictos, o al menos parte de ellos). Todo esto depende, claro está, de si esos “cambios” y “esperanzas” se cumplen, lo que está por ver.

  3. utopisticapol dijo:

    Sí, por allá a finales de los años setenta del siglo pasado, Brenner criticó la perspectiva de los “análisis de sistemas-mundo” de Wallerstein. Dicha crítica se refería a que según Brenner, Wallerstein es un “circulacionista”, es decir que se encarga de analizar -como dije previamente- solamente los procesos de circulación tanto de dinero como de mercancías en la economía-mundo. Esa crítica se supone que menciona que Wallerstein no se encarga del capitalismo en tanto que “modo de producción” (como lo había analizado Marx).

    No obstante al leer los tres tomos del “moderno sistema mundial” del científico social norteamericano, se puede apreciar que es cierto, se encarga de los procesos de circulación. Pero al mismo tiempo analiza los procesos productivos -por eso habla de la División Internacional del Trabajo- en que se establece esa jerarquía productiva así como de la fuerza de trabajo (la división en centro, periferia y semiperiferia).

    Si deseas saber dónde se resumen las críticas a Wallerstein, te recomiendo que ubiques el libro “análisis de sistemas-mundo: una introducción”. En ese libro verás que el autor ha recibido crítica por 4 frentes: 1) por parte de los “autonomistas estatales”, que le critican al sistema-mundo de subordinar la esfera política a la esfera económica, aunque en lo personal no estoy de acuerdo con esa crítica. 2) por parte del poditivismo: el análisis de sistemas-mundo no se sustenta en fuentes históricas propiamente tal. 3) por parte del marxismo ortodoxo: Wallerstein no analiza al capitalismo como modo de producción sino como un sistema mercantil internacional (Brenner). 4) Por parte de los estudios culturales (posmodernismo), que afirma que la teoría del capitalismo de Wallerstein es otra gran metanarrativa, y que el análisis de sistemas-mundo o mejor dicho, el capitalismo histórico de Wallerstein es eurocéntrico.

    Saludos cordiales y te invito a mi blog!!!

  4. Marx sostenía en los Grundrisse que dos son las tendencias con las que se encuentra cualquier empresario en un momento dado: una reducir sus costes al máximo (p.e. costes laborales) y otra, incrementar sus beneficios para lo cual ha de emplear una mayor cantidad de recursos productivos (p.e. contratar a más trabajadores) pero ambos están fuertemente condicionados por las oportunidades de inversión en ese momento dado. Cuando las oportunidades de inversión (acumulación) se reducen de manera generalizada el sistema puede entrar en crisis. El sistema capitalista ha salido de estas crisis (de acumulación) consecuencia de la falta de oportunidades de inversión de diversas formas: innovaciones tecnológicas, colonialismo, por procesos semejantes a los de la “acumulación primitiva” por los cuales se mercantilizan áreas que antes no estaban integradas en el sistema de mercado, etc, etc. En ningún caso me parece razonable pensar que no sucederá lo mismo en este caso, es decir que se repita lo que ya ha ocurrido otras veces. Es posible que el sistema salga con algunos cambios pero entiendo que será muy difícil que sea muy diferente.

    Un saludo,

    J.C.

  5. Lo que dices es muy importante. Estoy de acuerdo en que vamos a tener que estar atentos a cual es el próximo movimiento del sistema, en qué dirección. Supongo que el giro a la “economía verde” de Obama, más allá de los réditos electorales que pueda dar, va por ahí. No por “bondad” y “compromiso” de la administración Obama, of course, sino por los motivos de siempre: es la salida más rentable a corto, medio y largo plazo: creación de empleo, nuevas oportunidades de inversión y -se me ocurre- una forma de pillar con el paso cambiado a China, que parece ser un desastre en esas cuestiones, al menos de momento. Habrá que ver. Pero esa es la cuestión: ¿qué le queda por conquistar al capitalismo? ¿Qué va a intentar a partir de ahora?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: