Gregorio Morán: La patraña de las identidades

La patraña de las identidades

GREGORIO MORÁN – 18/02/2006

Estamos enfermando de estupidez. Un viaje de trabajo a Asturias meha dejado inquieto. ¿Cómo es posible que se estén diciendo y escribiendo las melonadas que hoy son comunes, de curso diario, sin que alguien exija que se detengan, que ya está bien, que tenemos suficiente con las dosis de insolidaridad y desprecio que constituyen el pan cotidiano? Fue como una revelación; todas las tonterías que uno ha de soportar de vez en cuando en los foros de la catalanidad repetidas hasta la saciedad en mi Asturias natal, donde no sé si por suerte o por desgracia acaban de inventarse una bandera muy divertida, en azul y con la Cruz de la Victoria. Ahí es nada, con la izquierda posmoderna babeando de satisfacción; la Cruz de la Victoria que Franco sostuvo en memorable ocasión, apenas terminada la Guerra Civil, para acusar a los asturianos de que tenían lo que habían sembrado. Lo que nos ocurre a una parte de nuestra generación es que hemos pasado de no comprender nada, a no querer comprender nada, porque es muy duro de llevar.

Hasta anteayer la supuesta conflictividad entre comunidades españolas se limitaba a la mili, felizmente fenecida, y al fútbol, un deporte tan parcelado y corrupto que no consentía los consensos amplios – vascos contra catalanes, madrileños contra andaluces- sino la competitividad a secas. Así era posible que los vecinos se odiaran los domingos por la tarde – Barca-Español, Madrid-Atlético, Oviedo-Gijón, Sevilla-Betis…- lo cual facilitaba mucho la tranquilidad social gracias a las pérdidas de testosterona derrochadas en esos ejercicios de sexualidad de grupo que son los grandes partidos de fútbol. No conozco ningún fanático que no sea hincha de algún club, y esto es así hasta tal punto que uno de los problemas que debía resolver el KGB soviético se reducía a que un par de grandes espías británicos huidos a Moscú exigían saber con velocidad real los resultados de la Liga inglesa. Ojo, no digo que los socios de un club sean fanáticos, todo lo contrario porque el fútbol es un deporte vistoso y de caballeros, lo que digo es que no conozco ningún fanático que no sea hincha de un club de fútbol.

Una de las características del nacionalista es la singular pituitaria que le permite ser muy sensible a las ofensas ajenas y muy benévolo a las afirmaciones de los suyos. Es decir, que si yo soy asturiano – ¿qué demonios será ser asturiano, digo yo? ¿una seña de identidad? ¿y cuál es la seña de identidad de un asturiano, un cántabro, un gallego o un catalán? Hostia, vaya lío en el que me meto, porque inmediatamente debo abordar el tema de las nacionalidades históricas y ahí sí que no hay broma porque el complejo asunto de las nacionalidades históricas está hoy en manos de mis antiguos cofrades de la izquierda comunista, hoy conversos, y así resulta que para mis antiguos camaradas la comunidad histórica que pasa por la prueba del algodón, es decir, que mancha y deja huella, es la suya.

La memoria en España se ha convertido en un elemento peligroso. Entre nosotros, la clarividencia consiste en acordarse de todo, y es letal. No hay fuente de conocimiento tan valiosa en este país peninsular como la memoria. Y resulta que hemos olvidado, mis amigos y yo, aquellas burlas que dedicábamos al viejo Federico Engels cuando osó referirse a “los pueblos sin historia”, al Este europeo que hoy nadie se atrevería a cuestionar. ¿Cuántos pueblos sin historia hay en España? ¿Y cómo se lo explicamos, así de pronto, y les decimos, después de todo lo que ha caído, que son pueblos sin los mismos derechos que los otros? Canarias, por ejemplo. ¿Qué hacemos? ¿Qué les contamos? ¿Que son el pueblo sin historia que ha tenido una importancia capital en todos los pueblos de España porque la pusieron sobre el papel don Benito Pérez Galdós, y la elevaron a categoría política con don Juan Negrín, sin el cual España no tendría siquiera un premio Nobel de la ciencia? Vaya lío. Por eso es ideal la mentalidad del hincha de fútbol: “Yo soy partidario de quien lleve los colores de mi equipo, sea de donde sea y de la raza que le haya tocado mientras gane partidos y me haga sentirme alguien”.

Acababa yo de leer un titular de este periódico donde se informaba que “los primeros catalanes, hace un millón de años, eran de Terrasa” y aún me desternillaba de risa imaginando la catalanidad de aquellos tiempos, cuando me encontré en Asturias con que en Tazones, hermoso puerto donde arribó, equivocado, por supuesto, Carlos V y se armó la de dios, tanto, que aún lo celebran. En Tazones, digo, han encontrado la huellas del saurópodo más importante del mundo mundial, con gran perplejidad del personal que no tiene ni zorra idea, como yo mismo, de qué es un saurópodo y de la utilidad del tal animal para la promoción turísitica. Pero no es sólo eso, porque Asturias está de suerte, y en la vecina Lastres, han hallado ¡oh, milagros de la ciencia! unas huellas de dinosaurio. Pero no un dinosaurio cualquiera, como los que hay por ahí a la vuelta de la esquina, sino un dinosaurio carnívoro. ¡Qué otra cosa podía ser un dinosaurio en Asturias, carnívoro!

Pero no es sólo eso, con ser mucho como aporte asturiano al mundo mundial, es que el consejero de Justicia, ínclito representante de la izquierda radical en Asturias y profesor en excedencia del colegio para niñas de las Reverendas Madres Ursulinas, ha propuesto que los astures usen la ropa tradicional como signo identitario, y así el ciudadano Amadeu Benavente, presidente del Conceyu Cultural pal Usu y Promoción del Traxe ´ l País La Corexa,ha lanzado a la opinión, con el pleno apoyo de las autoridades autonómicas, el canon del traje de la identidad asturiana. Para mujer y para hombre, pero me detendré en el hombre para evitar las ofensas de género, que se dice ahora. Así, el de caballero, lleva camisa, calzoncillos calzón, faxa, chamarreta – imagino el orgasmo del catalanismo ante el vocablo, pero sosiéguense porque todos fuimos esclavos romanos-, xilecu, chaqueta y capa. Todo realzado con una montera picona, que es un sombrero de un cursi que te mueres, y casi tan fea como la barretina catalana, pero que puede ser de postín (con un ala), o de aldeano (con dos) porque las bajaban y servían para protegerse del frío.

Por si esto no fuera poco, se imparten clases de asturianía, especialmente indicadas para la colonia astur en América, tradicionalmente rica y muy apegada al terruño, a los que imagino deben instruir en las recónditas artes de cómo escanciar sidra, hacer tortos de maíz, preparar una fabada y condimentar un equilibrado pote asturiano. ¿Cuánto dinero se irá en esta estupidez llamada identitaria? Y sobre todo ¿cuánta gente vive de esto y estaría dispuesto a matar en legítima defensa de su puesto de trabajo? Imagino al lector catalán, con la sonrisa beatífica y una actitud comprensiva ante esos pueblos sin historia, ajenos ellos a las precisiones de Federico Engels. Pero imagínense que de pronto paso de mis queridos paisanos, casi siempre benévolos en todo lo que no haga referencia a su honor y a su capacidad de comer, y que doy un salto a Catalunya. Yo puedo descojonarme de la batalla de Covadonga, de la Virgen del mismo nombre, de la bandera azul y la Cruz de la Victoria, de la fabada y el pote, y hasta de la montera picona y los tortos de maíz, pero si hiciera lo mismo sobre elementos catalanes, empezando por el Barça y siguiendo por los habilidosos monjes de Montserrat, la tendríamos liada.

¿Se han dado cuenta de la proliferación de noticias de los ancestros? ¡Noticias de los ancestros! Un hallazgo terminológico que me reservo, porque va más allá de lo que los pedantes llaman un oxímoron; es un sinsentido. Acabo de enterarme de que entre los cursos de los presos de ETA hay varios que escogieron el Cuaternario en Euskadi.¿Pero hay alguien lo suficientemente desvergonzado como para dar un curso sobre el Cuaternario en Euskadi? ¿Qué diantres estamos enseñando a la gente? A esos tipos que supuestamente enseñan hay que llevarlos a los tribunales por fraude. ¿Recoge el Código Penal la estafa ideológica? Debería, porque no sólo es un delito sino crímenes que salpican el salvajismo del siglo XX. Se están escribiendo cosas que son dinamita y basta una mecha para que exploten. El nacionalismo campante, aquí y acullá, no es consciente de su carácter reaccionario, tópico, eclesial, cavernario. Cuando leo a algunas plumillas salomónicas me evocan el olor a cazo carlista; patata y berza, y cerdo para sustancia. Hay que limitar las identidades a los carnets de identidad, como su propio nombre indica. Deberíamos hacer un homenaje a Luis Carandell y a su terapéutica Celtiberia Show,y admitir que la línea de continuidad que había robado Pilar Primo de Rivera y sus Coros y Danzas de la Sección Femenina a la tradición liberal y rigorista de la Institución Libre de Enseñanza se está desarrollando de una manera espuria. Porque a mí me parece magnífico que el aurresku y la sardana y el xiringuelu se mantengan y estén vivos, pero convertirlos en iconos de la identidad me da en que es una desmesura.

Hay que volver a la calificación de mentecato. Aunque sólo sea como homenaje real y sin rebomborio al Quijote, donde aparece. Yo recuerdo a una amiga mía, nacionalista, que estaba confusa cuando su hija le preguntaba: “¿Mamá, adónde va Catalunya?” Si un hijo mío preguntara, sin descojonarse de risa, adónde va España, o Catalunya, o el Occidente entero, mi primera reacción sería darle una toba por estúpido, cosa que hoy te puede costar una condena por violencia. La segunda, y más razonable, estaría en llevarle al psiquiátrico, o como mínimo al psicólogo, porque está enfermo.

Las identidades colectivas son una enfermedad de difícil curación y con alto grado de contagio, inclinadas siempre hacia el fascismo. El fascismo es la forma más cercana a la autoridad y al sentimiento de seguridad que concede la tropa y el ganado. O defendemos las identidades individuales o nos van a crujir con las identidades históricas.

Anuncios
3 comentarios
  1. fermu dijo:

    creo qu’esti paisanu saca les coses del tiestu. Les identidaes colectives son na más y na menos qu’eso mesmo, identidaes colectives, que comparte un grupu humanu. Lo demás ye una invención o paranoia suya.

  2. Rey Ego dijo:

    Lo que es una invención son los nacionalismos y el sentimiento de patria, española, asturiana o andorrana.
    Lo que al autor del articulo le alucina es esa necesidad de inventarse una patria ancestral, con el agravante de que es la antigua (supuesta) izquierda la que ha acogido con gusto todas esas gilipolleces de la patria.
    Ya se sabe, si el nacionalista lo es de un pais grande y rico, entonces es un facha; si por el contrario es de una zona/pais pequeñito entonces se le llama independentista y es de izquierdas, super progresista y mola mogollón.

  3. Vicente dijo:

    Nada que añadir, Rey Ego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: